Indicaciones de la Homeopatía

Algunos casos especiales difícilmente tratables con la medicina convencional:

La homeopatía aporta soluciones obteniendo excelentes resultados en casos de:

Embarazo, parto y lactancia:

Infertilidad primaria, evitando inseminaciones artificiales e in vitro, tratamientos hormonales…

Malposición fetal, haciendo que el bebé se giré por sí mismo evitando cesáreas.

Preparación del periné antes del parto, evitando episiotomías.

Inducción natural del parto con fecha cumplida, evitando goteros de oxitocina y posibles cesáreas.

Restablecimiento de la dinámica de las contracciones y de la eficacia del trabajo de parto en casos de partos complicados o estancados.
Lactancia insuficiente, aumentando la producción de leche materna.
Depresión postparto, indignación y rabia tras cesáreas innecesarias que impiden a la mujer vivir con plenitud el presente de su maternidad.

Reumatología y traumatología:

Fibromialgia, valorando y tratando conjuntamente los aspectos físico, emocional y mental.
Osteoporosisartrosisfracturas, estimulando la capacidad de osteosíntesis del hueso.

Sistema nervioso:

Jaquecas, migrañas
Ansiedadangustiadepresión
Asteniaagotamiento de madres lactantes y de homeopatia-zaragoza-7 en épocas de exámenes.
Pesadillasterrores nocturnosniños inquietoshiperactivos… la familia recupera la calma.
Nerviosismo ante exámenes, bloqueos nerviosos, sin necesidad de tranquilizantes.

Infecciones:

Otitisanginasvegetacionesbronquitiscatarros de repetición, sin necesidad de tratamiento antibiótico.

Enfermedades agudas:

Con la homeopatía aliviamos los síntomas agudos en un breve tiempo y sin efectos secundarios a la vez que estimulamos los mecanismos de defensa del organismo restableciendo la salud y obteniendo un fortalecimiento del estado general.

Primeros auxilios:

Los remedios homeopáticos son de una rapidez y eficacia sorprendentes en casos de traumatismosquemaduraspicaduras de insectosingestión de alimentos en mal estado, estimulando la capacidad del organismo para reparar y regenerar tejidos y eliminar sustancias nocivas.

Prevención general:

La homeopatía también previene y mejora el estado de salud en personas sanas al aportar un equilibrio emocional y biológico.

Durante la consulta homeopática se hace una revisión general del estado de salud del organismo para poder aconsejar un tratamiento preventivo de las tendencias y predisposiciones del organismo hacia alergias, catarros de repetición, dermatitis, cistitis, candidiasis…

Enfermedades de repetición:

Además de tratar la fase aguda, es recomendable seguir un tratamiento de fondo para evitar la tendencia a las mismas y hacer que disminuya la intensidad y la duración de los síntomas agudos además de espaciar y reducir su frecuencia de presentación, reforzando de este modo la salud.

Enfermedades crónicas:

Cualquier enfermedad crónica puede ser tratada con homeopatía para curarla o aliviar sus síntomas, incrementando el nivel general de salud y el bienestar del paciente, sin contraindicaciones ni efectos secundarios, tratando globalmente al individuo, mejorando además sus síntomas emocionales y mentales.

El tratamiento homeopático puede ser complementario o alternativo al tratamiento convencional (fármacos, cirugía, traumatología, cuidados paliativos…) u otro tipo de tratamientos ( terapias naturales, acupuntura, osteopatía…)