Diferencias entre la homeopatía y la medicina convencional

Estas son algunas de las diferencias entre la homeopatía y la medicina convencional:

HOMEOPATÍA:

1. Individualiza al paciente, resaltando los síntomas raros, curiosos, particulares del enfermo. Los síntomas comunes de la enfermedad son relegados a un segundo plano.

2 .Diagnostica individualmente al paciente. Diferencia a los  pacientes aún con diagnósticos idénticos de enfermedad.

3. Considera el enfermo como una totalidad: un órgano enfermo refleja únicamente la localización de un desorden general.

4 .Resalta la importancia del estado emocional y mental del paciente a la hora de prescribir un tratamiento, valorando el posible origen emocional de la enfermedad.

5. Propone un tratamiento individualizado, particularizado, basado en la observación de los síntomas personales del enfermo, en su estado global, físico, mental y emocional.

6. Los remedios homeopáticos son sustancias naturales diluidas y dinamizadas que estimulan las reacciones defensivas del organismo globalmente, ordenando y acelerando el proceso de curación del paciente en su totalidad, sin efectos secundarios.

7. Los médicos homeópatas se centran en el individuo, integrándolo en su entorno, valorándolo individualmente, creando una relación personal con el paciente.

8. El paciente se responsabiliza de su tratamiento y de su estado de salud, haciéndose consciente de su realidad física y emocional, restituyendo progresivamente su salud, recobrando su independencia. Los medicamentos homeopáticos son baratos, asequibles.

MEDICINA CONVENCIONAL:

1. Clasifica las enfermedades según una visión fisiopatológica y bioquímica, valorando únicamente los síntomas comunes y rechazando la sintomatología particular del paciente.

2. Diagnostica homogéneamente a los pacientes, clasificándolos dentro de un grupo de enfermos.

3. Tiene una visión fragmentaria de los órganos y sistemas, los síntomas de las enfermedades se yuxtaponen y se tratan aisladamente con 5, 10, 15 fármacos diferentes…

4. Ignora el estado emocional y mental del paciente, así como las posibles causas emocionales de la enfermedad.

5. Propone tratamientos en masa, estandarizados, basados en el diagnostico de la enfermedad o en la sintomatología física, sin tener en cuenta los síntomas particulares ni emocionales del paciente.

6. Sus fármacos son sustancias químicas, con posibles riesgos y efectos secundarios, que actúan sobre órganos o tejidos suprimiendo los síntomas, borrándolos, haciendo con ello profundizar la enfermedad.

7. Está sometida a una continua tecnificación, guiada por protocolos despersonalizados a los que siguen toda una serie de pruebas complementarias y tratamientos…

8. El paciente responsabiliza al sistema de su estado de salud. En la mayoría de las enfermedades crónicas se requiere una medicación de por vida, haciendo al enfermo dependiente del tratamiento, lo cual le supone al paciente y a la sociedad un gran coste económico.